Consejos útiles para subir al Cristo Redentor

Famoso por sus brazos abiertos cobijando la “Ciudad Maravillosa”, el Cristo Redentor es, además de la más grande escultura de Art Decó del planeta, una de las Siete Maravillas del Mundo Moderno. Desde la zona sur de Río de Janeiro, en las playas de Copacabana, la Bahía de Guanabara y hasta desde el Pan de Azúcar es posible ver esta inmensa figura de Jesús de Nazaret, ubicada a 710 metros sobre el nivel del mar.1
LA ESTATUA
*Altura: mide 38 metros de alto en su totalidad.
*Construcción: cinco años de edificación. Lo curioso es que, como los ingenieros consideraban a la sociedad brasilera como poco capacitada, fue construida por partes en Francia y ensamblada en Brasil.
*Ubicación: Cerro Corcovado, en el Parque Nacional de Tijuca. Desde siempre, el Corcovado fue uno de los miradores elegidos por turistas y locales. Es por eso que el famoso tren que lleva hacia la cima, es anterior al Cristo.
*Materiales: más de mil toneladas de hormigón armado.
*Curiosidad: durante su edificación, ningún obrero falleció por accidente, algo muy común en la época y, sobretodo, en obras de gran porte.
*Visitas: fue visitado por personajes emblemáticos como el Papa Juan Pablo II, Albert Einstein, Diana de Gales y Michael Jackson.
*Interior: si bien la estatua es hueca, a modo de corazón se encuentra un árbol genealógico de Hector Levi, su ingeniero, quien se convirtió al catolicismo luego de sobrevivir a un grave accidente de tránsito.
LLEGAR A LA CIMA
1- Cómo llegar: existen tres formas de acceder hasta las boleterías. Una de ellas -la más cara- es subir en el famoso tren. Para ello, es necesario comprar el ingreso vía web en http://www.tremdocorcovado.rio/. El costo en Temporada Alta es de R$68, mientras que en Temporada Baja, de R$56 (incluyen el pasaje en tren y el ingreso al Cristo Redentor). Los menores abonan R$44.7
La segunda, es subir en Van o taxi desde Cosme Velho. El valor es el mismo en ambos casos: R$30 ida y vuelta. El trayecto dura unos 15 minutos aproximadamente. Para tomarlos, debés abordar el colectivo 580 desde la estación de Metro Lago do Machado.
Por último, la opción más deportiva: una caminata de dos horas por Parque Lage, hermanado al Jardín Botánico, desde donde llegar al punto de ingreso. Utilizando esta vía la entrada es más económica: R$24 en Temporada Alta y R$22 en la Baja.
2- Boletería: una vez en el ingreso, debés abonar una tarifa fija que varía según la época del año, el día de la semana y si es feriado o no. Se puede pagar en efectivo o con tarjetas de débito y crédito Visa y Mastercard (recordá activarlas para su uso en el exterior).
Junto a la venta de tickets hay una tienda con artículos especiales del Parque Nacional de Tijuca: llaveros, cuadros, peluches, imanes, termos para el mate, lapiceras, cuadernos y mucho más. También podés visitar un museo interactivo dedicado a la flora y fauna del lugar, donde grandes y chicos conocerán particularidades y curiosidades mientras esperan su horario de ingreso al Cristo Redentor.5
3- Acceso: cumplida la hora, debés pasar por un detector de metales y mostrar tus pertenencias, por seguridad. Si evitás llevar bolsos o mochilas, ahorrás mucho tiempo.
Desde allí los visitantes son llevados en otra Van hasta los pies de la estatua, en un trayecto de cinco minutos. La escalera está compuesta por 220 escalones. Para quienes deseen, hay un ascensor y escaleras mecánicas a disposición.
4- Fotografías: si bien hay un límite de personas por hora, los miradores suelen estar colmados de gente en cualquier época del año. Si querés conseguir las mejores fotos, un selfie stick o “palo de selfie” ayudará mucho, ya que permite obtener mejores ángulos.3
5- Qué llevar: si querés ahorrar, te recomendamos llevar una barrita de cereal o alimento envasado y una botella de agua de 1,5lts o más. No está permitido el ingreso con frutas.
Tené en cuenta el clima, ya que en la cima hace mucho más frío que abajo y el viento suele hacerse notar. Un rompevientos o campera con capucha no estará de más. En caso de ser un día soleado, sumá bronceador y gorro.